PirataAyer se notó el peso de la ley para quienes trabajan dando servicios de Internet. Y es que no puedo creer la estupidez que tuvieron: ¿cómo, sabiendo que es ilegal y que tarde o temprano les podía pasar, pudieron mantener funcionando negocios de esa manera?

Hace mucho tiempo que me preguntaba cómo los cibercafes podían funcionar con Windows y Office pirata -incluso he visto a algunos patudos que tienen instalado Adobe CS-, sin levantar sospechas. ¿Será que Microsoft, cual campeón de pesca deportiva, les dio sedal para luego hacerlos picar? No voy a discutir que la medida dejó a mucha gente sin trabajo, pero tienen que pensar también en que el método de trabajo, por decir lo menos, era peligroso.

¿Qué pasa en otros lugares donde se repite esta práctica? ¿Hasta cuándo nos las vamos a dar de “Huaso Macuco”? ¿Hasta cuándo vamos a seguir perpetuando estas prácticas infantiles? Un trabajo profesional exige un comportamiento profesional, por lo tanto, dejemos de culpar a las transnacionales y a la globalización: la culpa es de los usuarios, que no se hacen responsables de su uso de la tecnología.

No es culpa de Microsoft que haya quedado gente sin trabajo. Es culpa de empresarios irresponsables, que conocen las reglas del juego, pero no están dispuestos a asumir los costos.

Si no querían pagar, ¿por qué no instalaron alguna distro de Linux?. Deje su respuesta más abajo.

El FAIL en los medios

Anuncios