No soy delincuente
No soy delincuente

¿Por qué Greenpeace debiera cobrarle un impuesto a la concesionaria de una autopista, bajo el supuesto que los vehículos “podrían” llevar desechos tóxicos?

¿Por qué, si voy a un restaurant, debo pagar por cada plato que aparece en el menú, sí sólo voy a consumir un vaso de agua?

¿Por qué, si no estoy enfermo, me quieren inventar una enfermedad y cobrar por el tratamiento?

Si lo anterior nos parece absurdo, entonces, ¿por qué la SCD insiste en que hay que cobrar un impuesto a los ISP para paliar el daño de la piratería, si ni siquiera descargo música de sus asociados? ¿acaso creen que los proveedores de Internet van a sacar el impuesto de sus bolsillos?

¿Por qué pretenden aprobar una “ley maldita” que, en lugar de abrir el acceso a la creatividad y a la innovación, pretende perpetuar un modelo de negocio desgastado y que no representa ningún avance? ¿por qué insisten en una ley que nos culpa de “piratería” de antemano, sin necesidad de juicio y saltándose la “presunción de inocencia”?

No señores. Yo no soy un delincuente. Soy un ciudadano que comparte sus conocimientos, que aporta a la sociedad y que forma a futuros profesionales. Necesito los “usos justos”, necesito material para enseñar, necesito textos para citar en mis artículos y generar nuevo conocimiento.

No pretendo robar a nadie, pero tampoco me voy a quedar tranquilo viendo como un grupo de “caballeros” encerrados en una oficina toman una decisión que hipoteca las capacidades de quienes usamos la red para trabajar.

Hagan clic en el avatar de arriba y participen. No dejen que otros decidan por ustedes.

Anuncios