Hace unas semanas caí en la tentación de comenzar a usar Facebook. Siempre la idea de tener una vitrina de mi vida personal me ha parecido patética -pensé lo mismo que Flickr, hasta que me resultó útil para almacenar las imágenes que uso en el blog-.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook

Dando un par de vueltas más en el sistemita, me percaté de la presencia de un buen grupo de ex-compañeros y ex-alumnos de la Escuela, por lo que abrí el grupo “Ex-alumnos de la Escuela de Periodismo UCSC” como una forma de acordarnos de los buenos tiempos que pasamos en la universidad. Sin embargo, comenzaron a circular ofertas de trabajo, invitaciones y otros asuntos afines, y como hacía tiempo que en la Escuela estabamos con la idea de usar internet como punto de contacto con los egresados -junto a otros ex-compañeros- le pusimos más esmero.

Pasaron sólo 3 semanas y ya eramos 40 integrantes. En el momento en que escribo esto, hay 64 miembros (y contando) y por lo menos han pasado unas 15 ofertas de trabajo. Como me dijo Christian Leal, cuando alcanzamos el hito de los 50 miembros:

¡Felicidades! Has creado un monstruo, viteh?

Y por lo visto es cierto, y es un monstruito que requiere bastante atención, ya que no han faltado quienes se han querido colar, pero con el grupo de administradores estamos atentos a estas situaciones.

El lado oscuro

Adding Friends to Facebook / www.weblogcartoons.comPor muy útil que esté resultando esta herramienta “Web 2.0”, hay algo que me molesta, y no es precisamente del sistema en sí, sino los usuarios: el flood de invitaciones a encuestas tan bobas como “Qué clase de Shileno eris?” (sic) o “Cochinómetro: que tan cochino eres?” se está volviendo insoportable. Como decía Anita en un comentario en El Francotirador hace unos días “No, gracias, no quiero saber A Qué Raza de Perro Pertenezco, sin importar cuan “SCARILY ACCURATED” es el test!”. Los usuarios envían estas invitaciones para poder conocer los resultados de las encuestas ¡y lo hacen en forma masiva! (bonita forma de combatir el SPAM).

Por si quieren saber, no es necesario mandar las invitaciones. Basta con volver al perfil y el resultado estará publicado. Se ahorrarán una maldición de un amigo cercano, junto con mantener la amistad intacta.

Lo que fue más impactante es la cantidad de personajes famosos y la cantidad de grupos jugosos que aparecen. El Negro Piñera, el Perro Lenteja y Tu amigo Forestín forman parte de la fauna de Facebook, y me enteré porque varios amigos pensaron que los “podía conocer”.

Sobre los grupos jugosos, el que se lleva todos los premios es “If 500 000 join this group I will change my middle name to Facebook” (Si 500 mil se unen a este grupo cambiaré mi segundo nombre por Facebook). Y cuidado, que ya van 135 mil. Veremos si cumple.

Anuncios