CélulaLas células de la abundancia, células de colores, celulas de gratitud, bolas de colores, bolas solidarias, circulo de la prosperidad o rueda de la amistad son una estafa piramidal que bajo este nombre y otros parecidos está extendiéndose por España en 2007, y en Chile, durante el mes de enero de 2008 ha involucrado rápidamente a toda la ciudad de Concepción y alrededores, donde es más conocida simplemente como “la célula” o “célula de la avaricia” por sus detractores.- Fuente: Wikipedia en español

Hace unas semanas, un amigo me invitó a participar en una célula. Con argumentos como “es plata segura”, “no te preocupes, si no te resulta, otro te compra el cupo” e incluso “yo te paso la plata, y cuando revientes me la devuelves” intentó convencerme. Mi respuesta: un modelo piramidal ni de chiste.

Personalmente, tengo malas experiencias con los modelos piramidales. Cuando tenía 7 años, gracias a una “chanchada” que le hicieron, a mi mamá le cerraron el jardín infantil que mantenía en Temuco, por lo que se vio en la necesidad de trabajar en lo que fuera para poder mantener la casa. Considerando la recesión de 1982, con quiebra de la banca, “misteriosos” secuestros de dineros -donde a mi abuela se le desaparecieron casi 7 millones de pesos de la época- y explosión del precio del dólar -el consabido “dólar a 39 pesos”, mantenido de forma artificial-, cualquier fuente de ingresos era buena.

La invitaron a formar parte de “una exitosa empresa estadounidense, consolidada, que requiere personas que deseen desempeñarse de forma independiente, trabajando a tiempo parcial o completo, permitiendo compatibilizar la actividad con su trabajo” -¿les suena familiar?-. El asunto era que tenía que comprar un kit de limpiadores -multiuso, concentrado, limpiador de alfombras, cera para vehículos, etc.-, pasó por una jornada de capacitación para enseñar como se debían usar los productos y se convirtió en distribuidora directa de Bestline. Al tiempo, se percató que prácticamente todo Temuco era vendedor de Bestline, y no había mercado para el producto (la “exitosa empresa estadounidense” desapareció y volvió años despues como Highest).

Varios años después, fui invitado a participar de Amway y Herbalife, y la respuesta fue siempre la misma: NO. Simple, las pirámides implican tener nivel de contacto, pero al mismo tiempo, no tener escrúpulos. Y no podría dormir por las noches sabiendo que perjudiqué a alguien.

Cuando me invitaron a formar parte de la célula, le dije que el sistema no iba a dar el ancho, por mucho que volvieran a entrar. Y el tiempo me dio la razón. Ahora escucho que en varios lugares está quedando la grande: familias y amigos enemistados, colegas que se miran feo e, incluso, represalias en contra de quienes no han querido devolver la plata -parte del convencimiento era “si no funciona, les devuelvo la plata”-.

Lamento profundamente que la gente le de más importancia a tomar “la vía fácil” que al trabajo honesto. Mi abuelita siempre me dijo: “lo mal habido nunca es bien aprovechado y se vuelve sal y agua”.

Anuncios