Set de telefonos Nokia 5190

La verdad nunca me convencí mucho con la comunicación móvil, pero “me crearon la necesidad”.

Hace 8 años mi madre me patrocinó con un celular -de hecho las cuotas las tuve que pagar yo-, ya que necesitaba “estar ubicable” por un par de proyectos que tenía corriendo. Nunca me sentí muy cómodo, pero realmente me resultó útil. Era un “ladrillo” Nokia 5190 prepago de EntelPCS.

Ericsson T28Cuando mis ingresos mejoraron, con la devolución de impuestos de 2001 me compré un Ericsson T28 World y me gustó bastante. Debo reconocer que me lo compré más por un afán de estatus que de uso, porque el Nokia se portaba a la altura aún, y fue heredado por mi polola -quien actualmente es mi esposa, por si alguien dice que perdí el teléfono-. La gracia principal fue que sólo le pasé el chip al equipo nuevo y mantuve el número. El Ericsson dio el ancho hasta que mi hijo, en su afán de investigación tecnológica le voló la tapa, arrasando de paso con el micrófono.

Obligado por las circunstancias y aprovechando que EntelPCS premió mi fidelidad con un descuento del 25 por ciento en la compra de un equipo nuevo, compré un Siemens CF62 y le compré uno igual a mi señora, ya que la batería del Nokia pidió la jubilación y por más que busque un repuesto, no lo encontré.

Siemens CF62Mi Siemens aguantó exactamente un año (curioso ¿no? No pude cobrar garantía). Extrañamente, borró todas las entradas de la agenda, sólo me dejaba entrar en la agenda del chip y se apagaba cuando quería.

Entonces me decidí. No pienso gastar más en celulares. Desde entonces, me siento libre. Nadie llamando a deshoras, nadie me trata de ubicar en medio de la calle y si necesitan contactarme, simplemente que llamen a la oficina o a la casa.

Así que ya saben. Si no contesto mi celular, no es falta de gentileza. Simplemente ya no tengo.

Anuncios