flickr / Tina1983Aunque no ha recibido formalmente ese nombre, la propuesta realizada por la SCD y que se discute como ley en el Congreso desde el año 2004, tiene la misma finalidad del Canon Digital que impera en España, desde la renovación de la ley de propiedad intelectual de la Madre Patria.

Sin embargo, el alcance de la iniciativa es, al menos, discutible. ¿Quién garantiza que la recaudación tendrá el fin para el cual se está cobrando? ¿O terminará en manos de los sellos discográficos, para variar?

El presidente de la SCD, Fernando Ubiergo,  manifestó en el Publimetro del 1 de agosto de 2007 que “no es justo que las multinacionales se llenen los bolsillos con nuestro trabajo”, denotando el espíritu de la solicitud. Ahora bien, el canon también perjudicará a la industria, sobre todo a una tan pequeña e incipiente como la chilena.

¿Qué productora hará video clips o grabará eventos en vivo, si la masterización le sale más cara que la salida a terreno? Esto disparará los costos de producción, y al mismo tiempo, desincentivará el desarrollo de esta industria.

¿Por qué la industria discográfica y editorial argentina es tan lucrativa, si los discos y los libros valen menos de la cuarta parte de lo que valen en Chile? Hay formas más creativas de ganar dinero, como mechandising, aumentar el volumen de producción, entre otras.

Se quejan que en Chile hay mucha piratería. Con los precios que se cobran por discos y libros, no hacen mucho por evitarlo.

Anuncios