Lo mejor de este fin de semana largo fue que lo pasamos en casa de nuestros padres. Vimos a mis padres, a la familia de mi señora, a mi abuelita, mis tios, mis primos, al perro y los gatos.

En fin. Aprovechamos el fin de semana completo… como nunca lo habíamos hecho.

Lo mejor de todo: descansamos y recuperamos las ganas de seguir adelante.

Podrían ser más seguidos estos feriados largos.

Anuncios