El CiberbusA riesgo de ser catalogado de chaquetero, voy a referirme al discurso tecnológico del gobierno, a la luz del proyecto de un empresario que pretende llevar internet a todos lados. El Ciberbus es una gran idea para la reducción de la brecha digital, término tan en boga en los últimos años, aunque las políticas gubernamentales sólo han conseguido acrecentarla, y cuando aparecen iniciativas como esta, simplemente aplauden y dan un poco de dinero.

¿Por qué hacer tratos con transnacionales de la tecnología, que sólo quieren acrecentar sus ya suficientemente grandes bolsillos, si tenemos opciones para ir hacia la libredeterminación tecnológica? Está claro que “Mi primer PC” fue un negocio de Microsoft e Intel, para vender los productos que nadie con conocimientos les compraría, y que el proyecto Enlace se quedó sin bencina, porque nunca lo tomaron en serio.

Ya es tiempo de decir las cosas por su nombre.

La agenda digital

El gobierno pretende lograr, de aquí al 2010, que todos los chilenos logren un grado de alfabetización digital. Las iniciativas tienden a lograr 500 mil usuarios capacitados en el bienio 2004-2005 (lo que en el papel se logró, pero tengo mis razonables dudas sobre la calidad de la capacitación), continuar con el proyecto Enlaces y certificar los conocimientos en TIC dependiendo de las necesidades del usuario (estudiante, técnico, profesores, etc.), entre otras.

Bill Gates caricaturizado como Adolf Hitler, guiando al ejercito de Microsoft¿Qué no me gusta de esto? Los usuarios son capacitados en la utilización de un solo sistema operativo, un paquete de aplicaciones de oficina y un localizador de internet, que por esas casualidades de la vida, son los más utilizados, pero no por eso los mejores. Bajo esta premisa, mucha gente se escuda para decir que no es necesario para el usuario medio conocer más. Pero, bajo mi punto de vista, quien no maneja los conceptos de administración de información, es el equivalente electrónico a no saber leer.

El problema con esto es que los usuarios no ven otras opciones, por lo que se amarra con la capacitación a la utilización de un tipo de software que en la mayoría de los casos está fuera del alcance monetario de los usuarios. Por otro lado, como no es posible comprarlos legalmente, simplemente se piratean o se compran en la calle, agravando aún más el círculo vicioso.

Una propuesta

Ya se han escuchado voces acerca de la necesidad de implementar un plan que permita a los usuarios utilizar distintas plataformas de software para realizar el mismo trabajo. Y ¿dónde chocamos?. Simple, en que no se consideran métodos de enseñanza transversal, al “ponerle marca” al conocimiento.

El mercado está lleno de cursos de Windows, Microsoft Office, Internet Explorer, Dreamweaver, Flash, etc., los cuales lo único que logran es la “esclavización” de los usuarios. Antiguamente, cuando se aprendía computación, se aprendía un método para ordenar información, archivos y carpetas, utilizando la máquina. Y nadie te miraba como bicho raro si usabas WordPerfect, WordStar, Works o ClarisWorks. La idea era hacer la pega.

Hoy en día, he visto gente que se resiste a trabajar si no le tienen instalado el Microsoft Office, porque los íconos de WordPerfect o del OpenOffice son distintos, y por eso van a funcionar distintos.

En la actualidad, se entregan las ICDL, las que certifican conocimientos en Internet Explorer, Word y Excel. Sin embargo, conozco a varios “alfabetos digitales” que no diferencian entre un archivo y una carpeta, o no demuestran una diferencia sustancial de conocimientos con alguien que se inicia de manera autodidacta en el uso del computador.

Señores del Gobierno: ni Microsoft, ni Apple, ni Intel están interesados en la interoperabilidad de los sistemas operativos, ya que les afecta directamente el bosillo. Tampoco es la solución meter GNU/Linux a la fuerza, ya que el cambio sería más traumático. Apelando al término “alfabetización”, el usuario debe aprender a manejar y ordenar información, es decir, “leer y escribir”, para lo que es necesario aprender los métodos que le permitan utilizar el computador, y que son universales en cualquier plataforma, independiente de la marca y modelo del computador.

El “lápiz” que elijan dará lo mismo.

Anuncios