Termina un año laboral y nos vamos de vacaciones por un mes. Enero fue un mes matador como pocos. Algunos dirán: “pero si no tienen alumnos, ¿a qué se quedan?”. El punto es que este año llegó el reconocimiento nacional para la Escuela de Periodismo de la Universidad Católica de la Santísima Concepción -mi lugar de trabajo y mi alma mater-, lo que significó una planificación mayor que lo corriente.

El año 2004 la Escuela fue acreditada a nivel internacional por la agencia de la SIP, el CLAEP, y por el máximo posible en la agencia: 5 años.

Pues bien, la Universidad nos pidió como Escuela que fueramos al proceso de acreditación ante CNAP. Dicho sea de paso, la agencia nacional no tiene un estándar específico para acreditar carreras de Periodismo, por lo que se forma una comisión ad-hoc -o sea, de académicos de otras carreras de periodismo-. El resultado: 4 años.

Estos resultados implican que estamos acreditados ante ambas agencias hasta el 2010 o -con un dejo marketero- hasta el Bicentenario. El problema es que el proceso de reacreditación recibe a ambas comisiones en el mismo año, por lo que el 2010 va a ser de locos para todos.

Pero por ahora podemos decir con orgullo: SOMOS LA UNICA ESCUELA DE PERIODISMO DEL PAÍS CON DOBLE ACREDITACIÓN. Un motivo para descansar el doble durante las vacaciones, con la satisfacción del deber cumplido.

Sin embargo, a contar de marzo comienza el camino de remediales para mejorar y ratificar la calidad en el próximo proceso de acreditación. Y que hacerle, ya nos metimos en esto. Pero a la fecha, podemos decir en propiedad que somos la mejor Escuela de Periodismo del sur de Chile.

Y si a algunos no les gusta la falta de modestia, recuerden que último día nadie se enoja.

Anuncios