La computación es una ciencia, y como tal, trata de simplificar o solucionar los problemas de la humanidad en un determinado ámbito. No confundamos la computación -ciencia que estudia la relación entre el hardware y el software, así como el desarrollo de herramientas para computadores- con la informática -manejo de información a través de medios automáticos-: son conceptos distintos y cuando una universidad o instituto profesional ofrece la carrera de “Computación e Informática”, queda claro que es sólo cuestión de nombre, o que la carrera va a ser un soberano tutti fruti.

Bueno, al grano. Como ciencia, la computación se desarrolló en las universidades y en las comunidades de usuarios (como el club Homebrew de Berkeley), intercambiando consejos, datos e incluso piezas de código. También existieron grandes precursores de lo que hoy conocemos como ingeniería de software, los cuales a mi juicio, son los que más han entregado a la comunidad y a continuación los reseñaré.

Una dama de la consola

Grace Hooper junto al UNIVACGrace Hooper se graduó en Matemáticas y Física en el Vassar College. Completó su maestría y doctorado en la Universidad de Yale y durante la Segunda Guerra Mundial se enlistó en la Marina de Guerra de los Estados Unidos, llegando a ascender al grado de Almirante.

Como innovativa y pensadora fundamentalista, la almirante Hooper creyó firmemente en que las computadoras podían servir para aplicaciones en favor de la humanidad, más allá del uso primordial que se le daban a estos equipos, en los campos científicos y militares.

Cumplida sus labores en el Despacho de Ordenanza y Cómputo, la almirante se dedicó a investigar acuciosamente las posibilidades de programación en las computadoras, de la Primera y Segunda Generación.

Mientras la almirante Hooper, realizaba sus labores en la computadora Mark I, durante la Segunda Guerra Mundial, se daba el tiempo para sus investigaciones y experimentos, inclusive fuera del horario de trabajo o hasta en días feriados, con la finalidad de demostrar que los computadores podían ser utilizados con fines pacíficos. Por esta actitud, se ganó el apelativo de “La asombrosa Grace”.

Entre sus principales logros se cuenta el lenguaje Flowmatic -precursor de COBOL-, el primer compilador -el A-0 Math Matic, precursor de Fortran– y el lenguaje COBOL (Common Business-Oriented Language).

Paradójicamente, recibió el título de “Hombre del Año” en Ciencias de la Computación, otorgado por la Data Processing Management Association. También fue la primera mujer nombrada miembro distinguido de British Computer Society y hasta el día de hoy es la primera y única mujer con el grado de Almirante de la Marina de Guerra de Estados Unidos.

Falleció en 1992.

En el futuro…

Engelbart y sus ratonesLos visionarios la huelen desde antes. Para los usuarios actuales, el utilizar una interfaz gráfica y un ratón son cosas corrientes. Sin embargo, los artilugios originales son anteriores a Internet.

Criado en el fagor de la batalla, Doug Engelbart, ingeniero estadounidense que sirvió como operador de radar en el “teatro” del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial, se caracterizó por poner en la mesa por primera vez temas que hoy nos parecen de perogrullo, pero que en la realidad no nos permitiría desarrollar nuestro trabajo de manera “tan eficiente”.

Engelbart inició los estudios de la interacción hombre-computador -algo que hoy en día conocemos como “usabilidad”, “accesibilidad” y “arquitectura de información”- a comienzos de la década del 1960, presentando a mediados de la misma inventos como el mouse, la GUI, el procesador de textos, el hipertexto y las plataformas de trabajo colaborativo -definitivamente, algo demasiado adelantado a su época-.

Trabajó en la Universidad de California en Berkeley, en el desarrollo de ARPANet, precursora de la red que hoy conocemos como Internet -de hecho, el nodo de red instalado en su oficina fue el segundo de la red-. Llegó a formar un gran equipo de trabajo, el cual a la larga terminó siendo absorbido por el Centro de Investigaciones de Palo Alto de Xerox, que desarrollaría el paradigma de la Interfaz Gráfica de Usuario basandose en las investigaciones de Engelbart, quien nunca cobró regalías por el arte previo de sus creaciones -patentadas, por cierto-.

Engelbart continuó sus investigaciones en el Instituto de Investigación de Stanford, basándose en un paradigma de trabajo en red, lo que se conocía en ese entonces como “timeshare computing” o “computación de tiempo compartido”. En la actualidad, este sistema -con algunas modificaciones- se conoce como “arquitectura cliente-servidor” o sistema de redes locales. Sin embargo, el curso de los desarrollos tendió hacia la computación personal, debiendo pasar casi 25 años para que la tendencia se revirtiera.

A mediados de los 80, Doug decidió retirarse del trabajo corporativo, aunque continuó con sus proyectos en el Bootstrap Institute, desarrollando investigaciones tendientes al desarrollo de conocimiento colaborativos y de documentación electrónica. Su alcance más significativo es el HyperScope, software que permite adaptar marcadores al interior de un documento HTML, sin necesidad de intervenir el código de la página. Un ejemplo práctico de este invento es la extensión HyperWords de Firefox, que permite traducir párrafos, convertir monedas, unidades de temperatura, abrir pestañas de búsqueda o referencias a Wikipedia de manera contextual directamente en la página cargada.

A sus 81 años, aún sigue asombrándonos con su capacidad visionaria.

Desde la empresa

Dennis RitchieDennis Ritchie, Ken Thompson y Brian Kernigan son un trio singular. Trabajando en el Departamento de Desarrollo de Bell, Ritchie y Thompson desarrollaron un sistema operativo poderoso y flexible para controlar las líneas telefónicas: UNIX.

Este sistema ha sido la base de Internet y del desarrollo del software libre, puesto que el objetivo del proyecto GNU es desarrollar un sistema operativo tipo-UNIX, pero libre. UNIX es un estándar internacional POSIX, dictado por el IEEE, organización reguladora de los estándares informáticos. En este momento, la norma POSIX está en vías de ser declarada norma ISO/IEC.

Ken Thompson desarrolló el lenguaje B, precursor del lenguaje C, que fue desarrollado por Dennis Ritchie y Brian Kernigan. Thompson fue también el responsable de migrar el sistema UNIX completo a lenguaje C. C -en sus distintos sabores- es la base del desarrollo de todos los sistemas operativos y la gran mayoría de las aplicaciones, y es un estándar estadounidense desde 1989 –ANSI C– e internacional desde 1990 –ISO/IEC 9899:1990-. Este estándar define -entre otras cosas- características de portabilidad entre sistemas operativos -capacidad de ser compilado para varias plataformas, como MacOS, Windows y otros UNIX-.

En la actualidad, C y UNIX son dos de las herramientas más utilizadas en el mundo de la informática.

Un tarro en el escritorio
Durante la década de 1970, dos visionarios quisieron llevar el computador al escritorio. Eran dos estudiantes de la Universidad de Berkeley, en California. Asistían asiduamente a las reuniones del club Homebrew, fabricaban “cajas azules” junto a un phreaker conocido como Captain Crunch y soñaban con armar un computador que pudiera ser utilizado por el común de los mortales.

Woz y JobsEstos personajes eran Steve Jobs y Steve Wozniak, fundadores de Apple Computers, la primera empresa en desarrollar computadores para escritorio. Durante los últimos 25 años, Jobs y Wozniak -quien dejó Apple en 1981- siguen sorprendiendo al mundo con nuevas tecnologías, amigables para cualquier usuario del mundo.

Si bien Jobs y Wozniak no siguen trabajando juntos, “el Woz” se ha dedicado a la educación y al desarrollo de iniciativas que permiten acercar la tecnología a los usuarios comunes.

Actualmente, Jobs sigue presentando joyitas en Apple y Wozniak ha sido distinguido por el gobierno de Estados Unidos y universidades por su aporte al desarrollo de la computación personal.

Un mundo abierto a la información

Sir Tim Berners-LeeCapítulo aparte se merece este gran maestro, que ha facilitado a todos el acceso a la información vía Internet. Los usuarios de la web debieramos estar muy agradecidos de la ocurrencia que tuvo Sir Tim Barners-Lee, por ordenar la información del CERN en archivos de hipertexto.

Este gran adelanto provocó una estampida nunca antes vista en la sociedad de la información. Basado en conceptos anteriores de visionarios como Ted Nelson y su proyecto Xanadú, que pretendió romper con la linealidad de los sistemas de información, Barners-Lee y su equipo lograron cristalizar una idea que venía desde la década de 1960. Y aquí estamos: un sistema de información referencial que permite el intercambio de conocimientos y recursos documentales a lo largo y ancho del mundo, sin necesidad de presencia física.

Otro aporte destacado de Barners-Lee es la regulación que estableció para estandarizar el desarrollo web, a través de su labor en el W3C, entidad que dicta normas de uso para el desarrollo de sitios web.

Anuncios