Carátula Money Talks de AC/DCMuchos me han dicho: “esto del software libre no es tan libre. ¿Cómo es eso de instalar Linux en todos los computadores del mundo? Sería lo mismo que con Microsoft”.

Voy a dar mi explicación general. No se trata de “obligar” a todos a usar software que no quieren, sino que las empresas informáticas no fuercen a todos a utilizar software propietario. Esto coharta la libertad del usuario y limita las opciones de innovación, debido a que obliga a contar con un capital monetario importante para poder trabajar.

Un ejemplo algo burdo: ¿han sacado la cuenta de cuánto cuesta tener un computador con todas las licencias al día?. Imagínense que el computador ya trae Windows preinstalado (licencia de $150 mil). Sumémosle una licencia de Microsoft Office ($150 mil más) y una de Norton Antivirus ($35 mil) y tenemos un equipo de oficina básico. Son $335 mil en licencias, más que suficiente para comprar otro computador.

Ni decir si desarrollamos sitios web o trabajamos editando vídeo en forma profesional. Una licencia de Adobe Video Collection cuesta US$1.499 (alrededor de $900 mil), con lo que tranquilamente nos armamos otra máquina poderosa para trabajar en edición de vídeo, o un renderfarm ultrasofisticado, para aliviarle la carga al computador principal.

Otros dirán “pero Windows piensa en el usuario final”. Si es así: alguien explíqueme qué es una “excepción en la dirección E0x000D45 en el módulo desconocido” (sin repetir ni equivocarse). Por lo menos en las aplicaciones de software libre, uno envía esa misma línea por correo, y en un par de días aparece el parche para la aplicación. Windows es igual de fácil de aprender que Linux (en modo gráfico, claro está), aunque lo difícil lo hace imposible.

Y si no se pueden cambiar de sistema porque las aplicaciones que usan no están en Linux, también hay aplicaciones libres para Windows, e incluso para MacOS. Así de simple -y así de libre-.

Anuncios